lunes, 19 de septiembre de 2016

10 KM DE RIBADESELLA (17-9-16)

¡Hola a todos!

El sábado pasado participé en los 10 Km de Ribadesella. Hacía tiempo que le había echado el ojo a esta carrera y este año por fin pude correrla. Como ya he dicho más de una vez, el Cantábrico es mi zona talismán y quería probar esta carrera homologada en un pueblo tan bonito como Ribadesella.

Como es normal, no vamos a ir allí sólo por la carrera. Hemos pasado cuatro días estupendos en la tierra de mi mujer toda la familia junto a unos buenos amigos como es la familia Martín Pérez. Lo difícil ha sido compaginar lo bien que se come en el Norte con la carrera, pero creo que lo conseguimos. Preferí no descansar ningún día antes de correr más que nada para ir bajando los excesos pero sin pasarme con los kilómetros. Incluso hice 20 minutos por la mañana el día de la carrera que creo que me sentaron bien. Lo ideal es viajar el día antes de la carrera, pero eso mejor dejarlo para carreras preparadas a conciencia como una maratón.
La expedición al completo.
El objetivo que me había propuesto era rondar los 34:30. No es que esté muy fino pero me veía para esa marca si hacía una buena carrera. La táctica debía ser parecida a la de Laredo: buscar un grupo en el que ir resguardado del aire que siempre sopla en la costa y saber sufrir para aguantar en él. Claro, aquí no bajan 200 personas de 35' como en Laredo. Luego fuimos unos 30 y el asunto era más difícil.

Tras una salida muy limpia con unos 500 corredores, el primer kilómetro fue de ir buscando mi sitio. Salió a 3'20'' y veo que me adelanta un terceto todos del mismo club (Carling Goal de Gijón) muy juntos. No lo dudo y me uno porque fijo que iban haciendo táctica de equipo. Fui con ellos hasta casi el km 5 pasando algunos corredores. Siempre iba tirando el mismo que claramente se centraba en ayudar a los demás porque a partir del 5 se fue solo con mucha fuerza sacándonos luego 1 minuto en meta.

El paso por el ecuador de la prueba fue de 17'15''. Ya lo iba pasando un poco mal y no me veía para doblar. Me decía que con bajar de 35' lo daba por bueno. En ese punto, al alcanzar a un corredor local llamado Juanjo al que animaba todo el mundo, decidí quedarme con él porque los del Carling me iban sacando de punto. El ritmo tampoco era malo, sería de 3'25'', y el chico era majo porque no me pedía ningún relevo. Tampoco podía, me llevaba con el gancho pero pude vencer a la tentación de descolgarme.

Creo que esta es la mejor manera de afrontar unos 10 km. En compañía y sabiendo sufrir a un ritmo estable que no te haga reventar. Así, conseguí llegar a la recta de meta con él y tampoco le iba a cambiar. Él sí que dio un apretón y pasó al segundo del Carling Team pero yo me contenté con llegar a meta satisfecho por ver que el crono iba a ser por debajo de 34'30''. Un último kilómetro a 3'14'' ayudó mucho. Segundos 5 km en 17'09'', un poco mejor que la primera mitad.

CLASIFICACIÓN Puesto 23 de 441 atletas en meta. Tiempo de 34'24'' para 10120 metros del Garmin (3'24'' de media, 3'26 la oficial).

Carrera en Strava.

Las carreras en las que vas buscando un crono más que el puesto son las más sufridas, pero luego te dejan un buen sabor de boca si salen bien. Creo que este año repetiré en Laredo a ver si cae una nueva MMP allí. Esperemos que se cumpla eso de no hay dos sin tres.

En cuanto a la organización, un aplauso para los chicos de la Sociedad Cultural y Deportiva de Ribadesella. Por 9 euros tienes un circuito cerrado al tráfico, una organización intachable, un recorrido homologado y dentro del calendario RFEA, chip, camiseta, carreras infantiles gratuitas, calcetines, avituallamientos en carrera y otro en meta muy completo con cerveza (¡que no se acabó!), fisioterapeutas... incluso un concierto de música muy divertido tras la entrega de premios a cargo de "Juanillous 2.0" que pudimos disfrutar comiendo empanada, casadielles, bollos preñaos y hasta tarta de chocolate. Habrá que volver.

Un abrazo.
Rebeca bailando muy entretenida jeje.

lunes, 12 de septiembre de 2016

SUBIDA A LA ATALAYA DE SEGURILLA (10-9-16)

¡Muy buenas!

Tras unas semanas de descanso del blog, lo retomo el día de la vuelta al cole como alumno aplicado. Últimamente no tengo muchas ganas de escribir pero ya me han regañado un par de veces y tampoco cuesta tanto dedicar media hora a la semana.

Durante el mes de agosto fui picoteando carreras por aquí y por allá. Primero una buena Milla de Candeleda donde hice MMP con 4:47 bastante contento gracias a un gran grupo en el que me metí. Luego aprovechando las vacaciones por el norte corrí el II Homenaje a Adrián Ben en Viveiro donde conseguí una buena media de 3:16 en los 5,3 km llanísimos que medía la prueba.
Los arenenses deseándole suerte a Fernando Alaraza en los JJOO.
Lo siguiente fue un Trail de 24 km también por tierras gallegas (Maratón Do Norte). De los que he hecho, el menos corrible con diferencia. Esperaba disfrutar de un paraje precioso pero estos montañeros están un poco locos (dicho con cariño). Al final me fui a más de 4 horas y llegué a meta roto muscularmente con arañazos hasta en el escroto.

Costó mucho recuperarme del Trail y lo pagué un poco en la I Carrera de San Esteban del Valle a la semana siguiente. También es parte del juego. Unas carreras salen mejor y otras peor, pero lo importante es seguir pasando buenos ratos con la familia y los amigos. Las piernas mejoraron algo en los 5 km de Velada donde hice 2º a 3:26 el sábado 27 de agosto una semana después.
Me encanta ir con ellos a la carreras y que disfruten de un ambiente tan sano.
Septiembre empezó con un segundo puesto en Hoyo de Pinares tras Roberto Rubén y una carrera algo floja al día siguiente en Pepino. Las sensaciones seguían sin ser del todo buenas pero lo achaqué a que retomé el gimnasio tras no pisarlo desde mayo (menudas agujetas).

Así, llegamos al sábado pasado donde participé en la Subida a la Atalaya de Segurilla. Una prueba que me gusta bastante por su recorrido entretenido y lo bien que tratan al corredor pagando nada más que 3 euros.

Tras tres años bajando por los pelos de 24:30, el año pasado conseguí llegar en buen estado de forma y conseguir un segundo puesto con 22:44 detrás de un gran Jesús Alvarado. Sabía que este año no llegaba tan bien, pero rondar los 23 minutos y sentirme competitivo era el objetivo.

Como siempre corrieron primero los pequeños (ya siempre miro que ellos también tengan carrera, ¡como les gusta!). Luego nos tocó a nosotros en una carrera que se preveía interesante. De salida se formó un grupo en el que iba junto a Santi de la Fuente, Machicado, Marcos Valero, Jesús Alvarado, Lehsen, Elías, Pepelu... etc.
Grupo perseguidor.
En la segunda vuelta corta (1,4 km) se escapan Santi, Machicado y Marcos quedándome yo en un segundo grupo con el resto. Vamos a un ritmo de 3,30'' hasta que pasado el tercer kilómetro encaramos la Subida a la Atalaya de casi 1 km. Como pasa siempre en las subidas, el grupo se rompe escapándose Lehsen un poco y yo a unos metros. Los tres primeros tampoco nos sacan mucho, pero tras coronar las fuerzas van muy justas y las distancias se mantienen en la bajada de regreso al pueblo.

CLASIFICACIÓN Tiempo de 23'18'' para 6,55 km. Puesto 5º de 164 corredores. Al final ganó Santi justo con 22'44'' seguido de David y Marcos. Lehsen sigue mejorando con un buen cuarto puesto y yo acabé contento porque tampoco sufrí mucho y las piernas empujaron.
Fotos gracias a Dani del Cerro, un crack.

Carrera en Strava.

Ahora que empieza a refrescar intentaré entrenar algo mejor que pronto empieza la época de medias maratones otoñales y hay que intentar hacerlo bien. Talavera, Ávila y Granada me esperan.

Un abrazo.